Todos tenemos asignaturas pendientes. Si una de ellas es hablar en público, déjate guiar.
Te aseguro que con ganas, tiempo, algo de teoría y un poco de práctica, es posible hacerlo muy bien y... ¡hasta disfrutarlo!